social-mediaHay cierto buzz en torno a la noticia de que importantes fondos de inversión extranjeros han dado la consigna de que hay que invertir en social media. Esto está originando a juicio de algunos analistas una burbuja en torno a  la web social que podría tener similitudes con la que se produjo a finales de los noventa en torno a las punto.com. Redes sociales como Linkedin, Facebook, Twitter todavía no generan suficiente masa de beneficios acorde con sus cotizaciones y su valoración se ha disparado sobre cualquier expectativa de racional.  En el caso de la futura IPO de Facebook crea luces e incognitas todavía no resueltas.
En IT&IS hemos invitado algunos expertos amigos a debatir o reflexionar sobre estos temas. Compartimos las conclusiones alcanzadas:

  • El éxito en términos de usuarios. El éxito en términos de usuarios de Facebook, Twitter, Linkedin… es el principal activo y su liderazgo social justifican unas expectativas al alza aunque su modelo de negocio todavía no sea sólido. El modelo de negocio de las redes sociales generalistas todavía está por descubrir, pese avances interesantes y es en esos avances donde se podría especular si serán o no rentables y podrán satisfacer las altas expectativas del mercado.
  • Inversiones estratégicas contra Google. Las inversiones en social media de algunas empresas como Microsoft y otras han dado alas para especular sobre su rentabilidad, cuando la motivación inversora original pudo ser sencillamente un tema de neutralizar el liderazgo absoluto de Google en Internet. La actitud de Google al respecto sería reveladora. Se intenta sumar a la filosofía de la web social pero desde sus sitios, algo que contrasta con su beligerancia con el vídeo (Youtube), los Blogs (blogger), el móvil (Android) u otros muchos temas.
  • ¿Caducidad, moda pasajera? El ejemplo de Myspace y su fracaso viene a poner de relieve la caducidad de algunos proyectos en Internet premiados con un éxito masivo pero sin unas bases de empresa sólidas.
  • El modelo de negocio de la web social no está claro y la estructura de costes no es buena. Estos proyectos parece como si hubieran sido concebidos por sus autores o impulsores para ser vendidos, captar la atención inversora de inversores, pero no para alcanzar fácilmente su rentabilidad. Una gran mayoría nunca han tenido claro el modelo de negocio y la publicidad insertada en este tipo de redes sociales no ha funcionado bien. La racionalidad de sus costes no es óptima.
  • ¿Tendencia regresiva de usuarios maduros? Los últimos datos sobre usuarios de Facebook en los Estados Unidos (usuarios más maduros que en el resto del mundo) evidencian una tendencia regresiva que podría ser un indicador anticipativo del comportamiento de los usuarios ante redes sociales generalistas.
  • El futuro debería ser de las redes sociales especializadas. Lo lógico es pensar que las redes sociales del futuro serán redes sociales especializadas. La ventaja de estas frente a las generalistas de cara a su rentabilidad, es que las redes sociales permiten segmentar a los usuarios en función de dicha especialización, algo que no ocurre en redes como Twitter, Facebook, etc. Las redes sociales especializadas están en su infancia y las generalistas estarían captando una parte importante del mercado que a largo plazo les pertenece. El perfil de un gran número de inmigrantes digitales entre los internautas actuales podrían explicar esto con facilidad.
  • Internet móvil, los smartphones y las tabletas lo cambiarán todo. La nube, las aplicaciones, la geoposición, Internet de las cosas, big data, smart cities… Quizás en muy pocos años la web social quedará en un segundo plano ante un internet de servicios y más ajustado a la vida real de cada día, del hogar, la ciudad, etc.

Por las razones señaladas la mayor parte de las opiniones se decantan  por la existencia de una segunda burbuja que podría perjudicar al sector de Internet pero que clarificaría definitivamente al mercado y quizás consolidaría aquellos proyectos que se han construido tras una estructura muy racional de costes (low cost) y han sabido captar y fidelizar la demanda.